miércoles, 7 de marzo de 2012

FORMAS DE ADMINISTRACIÓN DE LOS TERRITORIOS COLONIALES.


Hasta el siglo XIX la forma más habitual de explotar las colonias es mediante concesiones a Compañías Comerciales o Cartas de Administración Territorial. La potencia colonial respalda las actividades de dichas compañías pero no actúa de forma directa en el gobierno de los territorios, ni interviene con su ejército.
Tras la conferencia de Berlín de 1885 se impone el principio de ocupación efectiva y el reparto de África se convierte en una competencia entre estados-nación o potencias como gustaba ser llamadas. La administración de los territorios sometidos puede ser directa (control total de la colonia, se convierte en una provincia más de la metrópoli) o indirecta (donde cabe algún espacio de autogobierno y autonomía de la población autóctona). A modo de síntesis:

a) La COLONIA era un territorio sometido a la soberanía de la potencia colonizadora y administrado por ella. Esta fórmula implicaba un control político por parte de la metrópoli: suponía la anexión territorial y la pérdida de la soberanía del país colonizado. Es más habitual en el imperio francés, caso de Senegal y Argelia.

b) El PROTECTORADO es una fórmula indirecta: la metrópoli controlaba la política exterior y las riquezas del país, mientras que las autoridades nativas controlaban la política interior, existe un gobierno indígena. Sistema muy utilizado por los ingleses, aunque también por los franceses en el caso de Marruecos y Túnez.

– Los DOMINIOS eran específicos del Imperio británico. Eran una colonia de poblamiento a la que se aplicó un sistema de autogobierno selg-government.  Los poderes del gobernador estaban limitados por un gobierno designado por una asamblea elegida por los colonos. Gozaban de completa autonomía en la política interna, pero la política exterior se decidía en la metrópoli. Existieron parlamentos autónomos en Nueva Zelanda, África del Sur (1854), Canadá (1867) y Australia (1890). El término dominio data de 1907 y constituye el precedente a la independencia en muchos casos.

– Las CONCESIONES son muy importantes pues es la forma indirecta más beneficiosa: las potencias colonizadoras obtenían ventajas comerciales de países que eran independientes y que les cedían una serie de puertos en calidad de puertos francos (llamada política de puertas abiertas). Caso de China.