miércoles, 18 de enero de 2012

COMENTARIO DE MAPAS HISTÓRICOS

Junto al texto histórico y los documentos estadísticos, el mapa ocupa un lugar relevante en los testimonios –elaborados o primarios- que se deben manejar para un mejor conocimiento e interpretación de los hechos y procesos históricos, ya que todos ellos tienen lugar sobre un territorio concreto.
Los mapas que solemos utilizar son elaboraciones realizadas por el cartógrafo o historiador a posteriori y tratan de mostrar los acontecimientos en el espacio y en el tiempo. Por tanto, en un mapa histórico no es necesario tener en cuenta, a la hora de su comentario, datos que, sin embargo, son importantes en mapas geográficos: escala, técnica de elaboración, tipología cartográfica (topográfico, geológico, etc..) y proyección utilizada, coordenadas geográficas (longitud, latitud), curvas de nivel, red hidrográfica, etc.. Sí puede ser interesante, por el contrario, la consideración de aspectos de geografía humana, sobre todo si se trata de comparar un mapa actual o reciente con otro más antiguo del mismo territorio.
Los mapas históricos sitúan, como hemos dicho, un acontecimiento en el espacio y el tiempo, por tanto, puede señalarse una tipología básica para el documento cartográfico:
TIPOS DE MAPAS HISTÓRICOS 
Mapas políticos: proporcionan información sobre las fronteras de los Estados y su evolución, las conquistas territoriales por guerra o anexiones, la extensión de los imperios, etc..

Mapas político-sociales: son una variante de la anterior. En ellos se refleja, por ejemplo, la expansión de una revolución, la distribución de nacionalidades en un Estado, etc..Una variante específica de éstos serían los mapas electorales, que son elemento auxiliar imprescindible en los estudios de sociología y geografía electoral.

Mapas económicos: sitúan la extensión de un hecho económico (ej. la industrialización del siglo XIX); las rutas comerciales y las vías de comunicación; los centros económicos importantes (núcleos industriales, puertos comerciales, etc.); distribución o evolución de cultivos, etc.

Mapas demográficos: en los que se recogen los movimientos migratorios, el crecimiento poblacional, las expediciones repobladoras o colonizadoras,etc.

Mapas culturales: que hacen referencia a la distribución, nacimiento y/o expansión de un hecho cultural o religioso: movimiento artístico o literario, áreas   lingüísticas, situación de diferentes sectas religiosas en un territorio, etc.
Consejos prácticos: 
- Aunque parezca algo básico a veces se olvida, hay que leer inteligentemente la leyenda.
- Es conveniente tener delante un atlas geográfico para la localización de regiones, ciudades o circunscripciones administrativas determinadas.
- Por supuesto la necesidad de trabajar con atlas históricos, en la biblioteca del Centro hay varios, os invito a darles un vistazo. 
¿CÓMO SE HACE?
El comentario de un mapa se divide en tres partes: la introducción, el comentario propiamente dicho y la conclusión:
1. INTRODUCCIÓN.
En primer lugar debemos situar el mapa, lo que conlleva dos tareas:
a)    Determinar la naturaleza y origen del mapa: se trata de determinar qué clase de mapa es (según tipología anterior), qué ámbito abarca (regional, nacional, mundial, etc.) y de donde procede, si lo ha elaborado un autor actual (atlas histórico u obra historiográfica) o una persona contemporánea de los hechos.
b)    Centrar el mapa: es trazar su contexto histórico o circunstancias que lo rodean. Es un breve encuadre del momento histórico que representa el mapa.
2. COMENTARIO Y EXPLICACIÓN.
Es la parte más importante, aunque es difícil establecer pautas concretas. Al igual que sucede con los textos, podemos establecer tres niveles:
- Señalar las ideas principales y señalarlas. Suelen coincidir con el título del mapa.
- Comentar estas ideas principales.
- Distinguir las zonas principales del mapa o plano; explicar los datos que aporta y relacionarlo con su marco histórico.
3. CONCLUSIÓN.
Se trata de hacer una síntesis de la información del mapa y una valoración, tanto por lo que muestra como por lo que oculta. El juicio personal debe incidir en la veracidad, exactitud o idoneidad del documento analizado, lo que necesita de un conocimiento del tema.